Plusvalía municipal ¿Qué es?

El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como plusvalía municipal, es un impuesto municipal directo que se devenga como consecuencia de la trasmisión de la propiedad o de derechos reales sobre inmuebles.

Es un tributo de ámbito local, siendo de competencia de cada Ayuntamiento determinar el tipo de gravamen a aplicar en cada caso, correspondiente al mismo su integra gestión.

IMG_1394.JPEG

¿Quién está obligado a pagar el impuesto de plusvalía?

En el caso de venta de una propiedad (piso, plaza de aparcamiento, trastero, tienda, casa, etc.) tiene que pagar el impuesto la parte vendedor, como consecuencia del el incremento del valor que ha experimentado el terreno mientras ha sido poseedor del inmueble. Ojo, si el transmisor o el vendedor es una persona física no residente en España, el obligado al pago será el adquirente.

En el caso de herencia o donación, es el nuevo propietario quién tiene que pagar el impuesto.

Calculo del coste de la plusvalía municipal

Se calcula sobre el valor del suelo del inmueble en el momento de la trasmisión (el valor aparece en el recibo del IBI) y de los años que el vendedor ha sido propietario. En el cálculo de este impuesto no se tiene en cuenta el precio de la venta, por tanto, vendas el inmueble por 10.000,-€ o 100.000,-€ el importe del impuesto no varía.

La cuota a pagar está en función del valor del terreno en el momento de la transmisión y de los años que el transmisor ha sido propietario de este (se calculan como máximo veinte años). Para determinar el importe, se multiplica el valor del terreno por el número de años que se ha tenido la propiedad y por el porcentaje anual que determine cada ayuntamiento.

En el caso de Madrid, tenemos una web donde calcular rapidamente dicho impuesto: 

Calcular Plusvalia Madrid

¿Que plazos tenemos?

Plazo de 30 días hábiles a partir de la fecha de transmisión.

Si se trata de herencias, el plazo es de seis meses a partir de la fecha de defunción, prorrogables a un año si se solicita por escrito dentro de los seis primeros meses. La prórroga se entiende concedida si transcurrido un mes desde la petición no hay una resolución que la deniegue. Antes de agotar el plazo de prórroga, el contribuyente tiene que presentar la autoliquidación.

Si tienes dudas o alguna consulta, no dudes en dejarme un comentario.