Cómo sobrevivir a una mudanza con mascotas

Los procesos de mudanza pueden llegar a ser muy estresantes. Y es que repartir la vida en cajas de cartón y bolsas gigantes puede despertar ansiedad, hostilidad y desesperación por la sensación de que no acabaremos nunca, además de preguntarnos cómo harás encajar todo en la nueva casa. Si sumamos una mudanza de larga distancia al hecho de tener mascotas, puede que nuestra cabeza colapse. En general, no sabemos cuáles son las maneras más adecuadas de lidiar con nuestras mascotas en una situación que remueve los ánimos, las emociones y el bolsillo. Seguramente querrás diseñar las estrategias correctas para respetar el espacio y la integridad de tus animales, pero no sabes cómo proceder. La buena noticia es que… ¡te ayudaremos a que todo sea un éxito! A continuación, te daremos cinco consejos para que sobrevivas a la mudanza junto a tus compañeros peludos.

mudanza-con-mascotas.jpg

Un kit imprescindible
El primer paso para comenzar a gestionar una mudanza junto a tus mascotas es preparar una caja o un kit donde puedas organizar y guardar artículos que sean imprescindibles para su cuidado. Algunas de las cosas que puede contener son comida, agua y arena para la caja (en caso de que tengas gatos). Si consideras necesarios otros objetos importantes como medicinas, cepillos o correas, no olvides añadirlo.

Prepara un cuarto silencioso antes de la movilización
Mientras estás gestionando el proceso de moverse al otro lugar, procura que tu mascota esté en una habitación cómoda y silenciosa. Los animales tienden a sentirse estresados si están bajo ruidos constantes o si no pueden reconocer el espacio al que estaban acostumbrados.

Jamás irán en la furgoneta
Para asegurarnos de que su integridad y su salud estén protegidas, hay que evitar por todos los medios trasladar a nuestras mascotas en la furgoneta (¡incluso si el viaje es corto!). Reserva un puesto para tu pequeño compañero en el vehículo particular. Allí estará tranquilo, seguro y protegido.

Está atento de que no se pierda
Cuando lleguemos al nuevo vecindario, debemos evitar que nuestras mascotas estén sin una supervisión adecuada. Recuerda que desconocen el terreno y el riesgo de que se pierdan es alto. Ten a la mano su correa, y asegúrate de dejarlos en lugar seguro antes de comenzar con el proceso de meter todas la cajas a la nueva casa.

Deben llegar cuando todo esté listo

Lo más recomendable, de ser posible, es evitar un proceso traumático de mudanza, te recomendamos hacer el traslado cuando la nueva casa esté lista y acondicionada. De tener urgencia, prepara un cuarto con todos sus implementos para que puedan estar tranquilos en su nuevo hogar.